27/7/15

RUTA DE LAS CARAS



No es solo un paseo, es un museo al aire libre. No es solo un bosque, es un lugar que cuenta historias. Sacude tu cabeza y déjate llevar, es lo que tú quieras imaginar. ¡Ven y descúbrelo!


Al norte de la provincia de Cuenca, a orillas del embalse de Buendía, se encuentra esta peculiar ruta: La ruta de Las Caras.
Se trata de un breve paseo circular de 1’5km, ideal para realizar en familia,en el que encontraremos arte esculpido en las rocas. Se trata de esculturas en piedra caliza de  los escultores Eulogio Reguillo y Jorge Juan Maldonado. Además, podremos disfrutar del espectacular enclave del pantano de Buendía asomándonos de tanto en tanto a los coquetos miradores por los que discurre la ruta. Un lugar sorprendente, donde la imaginación puede volar y encontrarse con temas como la vida, la muerte y los seres mágicos.




La ruta comienza a escasos metros del aparcamiento, y tras cruzar la entrada situada junto al puesto de información nos internamos de repente en el bosque. Es el lugar ideal para al regreso, tomar el almuerzo en sus mesitas de madera.


Continuamos el paseo por una senda marcada por una especie de zócalos de madera y pronto nos encontramos ante las primeras esculturas, estas de temática simbólica.

Moneda de la vida: representa la vida, un nuevo ser se forma

Cruz templaria, la misma que ondeaba en las velas de las naves de Colón.










Maitreya: en la cultura budista, el mesías que anuncia la llegada de un nuevo Buda.
Arjuna: un gran guerrero hindú.

A nosotros nos parecieron dos bellos personajes de cuento orientales unidos por un amor eterno, pero separados por algún cruel hechizo que les obliga a permanecer emparedados y separados en sendas rocas.






Los miradores que encontramos a nuestro paso nos ofrecen unas bellas vistas del embalse.


Espiral del brujo


Espiral del brujo: representa el movimiento y el cambio, controlados por el brujo.


La monja

La Monja: nos impresionó la representación del rotro con una palidez increíble y unos ojos exaltados fijados en el más allá.


Chemari



Chemari, el gigante dormido, puede decirse que es la escultura que más armoniosamente está integrada en el paisaje del bosque. Parece un personaje de fábula, donde el gigante convertido en piedra se vuelve repentinamente para comenzar a hablar.


El duende negro
El duende negro: es ese personaje misterioso, el alma del bosque que nace de la roca y se asoma para advertir de los excesos del ser humano para con la Naturaleza.





Beethoven


La dama del  pantano



Un Beethoven desmelenado y la dama del pantano, atenta a todo aquello que ocurre en su reino, observa sin faltar una sola vez el ocaso del día que se va.


De muerte
De Muerte: esta calavera es la escultura que más impresiona bien seas niño o mayor. La muerte mira de frente, desvergonzadamente al resto de esculturas, sabedora de la carta final.




Terminamos el recorrido  con la sensación  de haber disfrutado muchísimo de  un bonito paseo por un entorno natural increíble, pero también con la certeza de habernos dejado llevar por la imaginación para inventar historias que hemos ido tejiendo, entre palabras e imágenes, durante todo el camino hasta llegar al final.



Tras pasar una agradable mañana de domingo realizando la ruta, ponemos los motores en marcha y nos alejamos de Buendía por la carretera dirección Madrid. Es entonces, cuando esta preciosa estampa corre tras nosotros  y nos dice adios desde el exterior de la ventana de la furgoneta. Adios, Cuenca, agur!


INFORMACIÓN PARA PREPARAR EL VIAJE:

Entrada para realizar la ruta: gratuita.

Lugar de pernocta para autocaravanas:

Descargar aquí
Publicar un comentario